Salir modo de impresiónImprimir recetaA+A-Deshacer todo

Albóndigas en salsa de tomate

Ingredientes:

Albóndigas de carne (Otra receta)
500 g
Tomate triturado
500 g
Ajo
2 dientes
Cebolla
1
Azúcar
2 c/p
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta Negra

Pasos de la receta:

1) Lo primero que haremos será preparar las albóndigas (enlace de la receta en ingredientes).

2) Cuando tengamos las albóndigas preparadas, las reservamos y picamos el ajo y la cebolla muy fina. Ponemos una olla a fuego medio y cubrimos la base con el aceite de oliva virgen extra en el que freímos las albóndigas, bien colado y sin restos de la harina de la fritura. Añadimos el ajo y lo cocinamos unos instantes.

3) Cuando el ajo empiece a dorarse, añadimos la cebolla picada, removemos, añadimos una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Cocinamos la cebolla removiendo de vez en cuando con cuidado de que no se nos queme. La cocinaremos durante unos 10 minutos o hasta que esté pochada.

4) A continuación, incorporamos el tomate triturado y lo cocinamos, con cuidado de que se nos pegue al fondo, durante 10 minutos a fuego suave. Rectificamos de sal y de pimienta e incorporamos una pizca de azúcar para corregir la acidez del tomate.

5) Cuando la salsa de tomate haya reducido un poco, incorporamos las albóndigas y cocinamos el conjunto durante unos minutos a fuego suave.

6) Mientras las albóndigas se acaban de cocinar en la salsa de tomate, aprovechamos para cocinar la guarnición. Puedes encontrar varias guarniciones en este enlace http://elcocinerocasero.com/recetas/categoria/guarniciones. En esta ocasión, acompañamos las albóndigas en salsa de tomate con unas patatas fritas. Emplatamos las albóndigas acompañando de abundante salsa de tomate y a comer.

7) ¿Te ha gustado la receta? Puedes seguirme en FACEBOOK clicando más abajo en ME GUSTA y si te animas a hacerla me encantaría saber qué tal fue el resultado.

Notas y recomendaciones:

- La salsa de tomate siempre suele tener un punto ácido. En esta receta añadimos un poco de azúcar para eliminar esa acidez pero si lo sustituimos por un poco de zanahoria además de corregir la acidez del tomate nos aportará un sabor muy agradable.
- Es importante tapar la olla en la que cocinemos la salsa ya que cuando se pone a hervir el tomate salta muchísimo.
- Si la salsa nos queda demasiado espesa, podemos añadirle un poco de agua o caldo de carne.