Salir modo de impresiónImprimir recetaA+A-Deshacer todo

Bica blanca de Laza

Ingredientes:

Claras de huevo
6
Nata
200 g
Harina de trigo
200 g
Azúcar
220 g
Anís
Canela en polvo

Pasos de la receta:

1) Lo primero que haremos será separar las yemas de las claras. Como para esta receta sólo utilizaremos las claras, reservamos las yemas para otra preparación. Colocamos las claras en un recipiente amplio y empezamos a batir.

2) Cuando las claras empiecen a montarse, añadimos el azúcar poco a poco y seguimos batiendo hasta poner la claras a punto de nieve.

3) A continuación, añadimos la harina a las claras poco a poco y removiendo con cuidado para que no perder el volumen de las claras a punto de nieve.

4) Cuando tengamos toda la harina incorporada, añadimos un poco de anís y mezclamos bien.<br/>Montamos la nata y la añadimos a la mezcla de las claras y la harina. Mezclaremos con movimientos envolventes para conservar el volumen de la nata montada. Cuando tengamos una masa homogénea, vertemos la masa sobre un molde forrado con papel de horno.

5) Por último y antes de hornear, espolvoreamos por la superficie y con la ayuda de un colador una mezcla de azúcar y canela en polvo hasta cubrir toda la superficie para que forme una costra.<br/>Metemos en el horno precalentado a media altura durante 45 minutos a 180º.<br/>Pasado ese tiempo la sacamos del horno y la dejamos enfriar encima de una rejilla.

6) La bica blanca de Laza, a diferencia de la Bica de Trives, se realiza con claras de huevo. Esta bica es típica de Laza, un pueblo del sur la provincia de Ourense muy conocido por su tradicional Entroido (Carnaval) y sus Peliqueiros.<br/>Bo Proveito!

Notas y recomendaciones:

- La bica blanca de Laza se espolvorea siempre con azúcar y canela antes de hornear para crear en la superficie la costra característica de la bica.
- Se presenta y hornea forrada en papel y en una fuente rectangular de aproximadamente 22×30 cm.
- El volumen en esta bica no se obtiene con levaduras químicas si no con las claras a punto de nieve y la nata montada. Por lo que hay que hacer las mezclas con cuidado para no perder ese volumen.