Salir modo de impresiónImprimir recetaA+A-Deshacer todo

Patatas bravas caseras

Ingredientes:

Patatas
300 g
Aceite de Oliva
Para freír
Tomate triturado
200 g
Ajo
1 diente
Cebolla
1/4 (40 g)
Cayena
1
Aceite de oliva virgen extra
30 ml
Pimentón Picante
Una pizca
Vinagre de Jerez
Un chorrito
Perejil o cebollino
Para decorar

Pasos de la receta:

1) Lo primero que haremos para preparar las patatas bravas será hacer la salsa brava de tomate. Para ello, pelamos los ajos y sacamos el germen para evitar que repitan. Cuando tengamos los ajos limpios, los troceamos y reservamos. Picamos la cebolla y tendremos preparado el tomate triturado (podemos triturar en la batidora tomates tipo pera o utilizar tomate triturado en conserva al natural).

2) Ponemos una olla al fuego con aceite de oliva virgen extra, incorporamos las pimientas de cayena, el ajo troceado y lo ponemos a fuego medio. Cuando el ajo empiece a saltar, incorporamos la cebolla troceada con una pizca de sal y la cocinamos durante unos 5 minutos o hasta que la cebolla esté transparente y doradita. Iremos removiendo de vez en cuando para evitar que se nos queme la cebolla.

3) Cuando tengamos la cebolla cocinada, apartamos la olla del fuego e incorporamos el pimentón picante, removemos, volvemos a poner en el fuego e incorporamos el tomate triturado.

4) A continuación, incorporamos un poco de sal, removemos el tomate para integrarlo con el sofrito de cebolla y dejamos cocinar durante 10 minutos a fuego medio y con la olla tapada. Removeremos de vez en cuando para evitar que el tomate se nos pegue al fondo de la olla.

5) Pasados los 10 minutos, bajamos el fuego y añadimos el vinagre de Jerez y una pizca de azúcar para corregir la acidez del tomate. Removemos y dejamos cocinar un par de minutos. Para finalizar la salsa solo nos queda triturarla. Dependiendo de como queramos la salsa de picante, le dejaremos las cayenas para integrarlas en la salsa o se las quitaremos. Trituramos la salsa brava con una batidora hasta dejarla homogénea y la reservamos.

6) Una vez que ya tenemos la salsa, solo nos queda freír las patatas en abundante aceite de oliva. Cuando estén doraditas, las sacamos de la sartén con una espumadera, las colocamos sobre papel de cocina para retirar el exceso de aceite y las salamos. Colocamos las patatas fritas en un plato amplio y bañamos con abundante salsa brava.

7) Ya tenemos las patatas bravas listas! Por último decoraremos con perejil fresco bien picado o como en este caso con cebollino picado. ¿Te ha gustado la receta? Puedes seguirme en FACEBOOK clicando más abajo en ME GUSTA y si te animas a hacerla me encantaría saber qué tal fue el resultado.

Notas y recomendaciones:

- Lo más importante en esta receta es la calidad de las patatas que utilicéis.
- Para freir utilizaremos las patatas nuevas que al tener menos almidón quedarán más crujientes. Las mejores patatas para freir son la Agria y Spunta, además de otras menos conocidas como la Baraka, Nagore, Caesar o Bintje.
- Si utilizamos tomate natural, utilizaremos tomate tipo pera ya que tiene mucha pulpa y poca cantidad de agua.
- En algunos sitios se suele hacer patatas bravas con dos salsas. Salsa brava y salsa alioli o ajoaceite para acompañar las patatas.