Salir modo de impresiónImprimir recetaA+A-Deshacer todo

Risotto de gambas y calabacín

Ingredientes:

Arroz tipo arborio o carnaroli
320 g
Gambas
300 g (colas)
Calabacín
300 g
Cebolla
1
Aceite de oliva virgen extra
4 c/s
Mantequilla
80 g
Queso Parmesano
60 g
Caldo de Verduras
1 litro
Vino Blanco
240 ml o 2 vasos
Perejil
Unas hojas
Sal y Pimienta

Pasos de la receta:

1) Lo primero que haremos para preparar este risotto de gambas y calabacín será hacer un caldo de verduras, que va a ser la base de este risotto. En este caso, lleva cebolla, ajo, zanahoria, puerro, unos granos de pimienta y sal. Mientras se cocina el caldo, iremos preparando los ingredientes. Pelamos las gambas (reservamos alguna cabeza para después), troceamos el calabacín en trozos pequeños y picamos la cebolla muy fina. Para darle un toque picante a este risotto vamos a utilizar un poco de cayena que picaremos muy fina.

2) Cuando tengamos los ingredientes listos y el caldo en marcha, cubrimos la base de una cazuela con aceite de oliva virgen extra, añadimos la mitad de la mantequilla y ponemos a fuego medio hasta que se derrita la mantequilla. Cuando tengamos la mantequilla disuelta en el aceite de oliva incorporamos una pizca de cayena picada y la cebolla.

3) Cocinamos la cebolla a fuego medio y removemos de vez en cuando. Cuando empiece a estar transparente, le añadimos las cabezas de las gambas y las cocinamos por ambas caras durante un par de minutos (durante estos dos minutos las cabezas se tostarán y nos dejarán un sabor a mar buenísimo en este risotto). Sacamos las cabezas con cuidado e incorporamos el arroz.

4) Mezclamos el arroz con el sofrito y lo doramos brevemente (como mucho 1 minuto). Subimos un poco el fuego y añadimos el vino blanco.

5) Removemos el arroz con una cuchara de madera, dejamos que se evapore el alcohol y volvemos a poner a fuego medio. Añadimos el calabacín, lo mezclamos durante un minuto con el arroz e incorporamos el caldo de verduras (es muy importante que esté muy caliente). La primera vez añadimos un par de cucharones o lo suficiente para cubrir el fondo de la cazuela.

6) A medida que el arroz vaya absorbiendo el caldo, iremos añadiendo cucharón a cucharón y removiendo continuamente para que el arroz vaya soltando todo el almidón.<br/>Este arroz que utilicé (arborio) estará listo en 15-18 minutos. Quedará blandito por fuera pero "al dente" por dentro.

7) Mientras se va cocinando el risotto, prepararemos las gambas. En esta ocasión utilicé gambones de un tamaño hermoso por lo que cada colita de gambón lo corté en tres trozos. Si utilizamos gambas al ser de menor tamaño, las podremos añadir enteras. Salpimentamos las colas y seguimos removiendo el arroz esperando a que el arroz absorba casi todo el caldo antes de incorporar otro cucharón. Después de 10 minutos cocinando el arroz, añadimos las gambas.

8) Mezclamos las gambas con el arroz y seguimos cocinando hasta que el arroz esté "al dente" (recordamos sobre 15 ó 18 minutos). Para saber si tenemos el arroz listo, podemos retirar un par de granos y probarlos para ver si están en su punto. A continuación, apagamos el fuego y rectificamos de sal si hiciese falta. Añadimos el resto de la mantequilla, rallamos el queso parmesano y removemos con cuidado para que se derrita la mantequilla y se funda el queso. Para finalizar picamos muy fino perejil fresco y emplatamos.

9) Servimos el risotto de gambas y calabacín inmediatamente.<br/><br/>¿Te ha gustado la receta? Pues no dejes de compartirla en tus redes sociales, regálanos un like y si te animas a hacerla dinos qué tal fue el resultado.

Notas y recomendaciones:

- Para este risotto podemos utilizar gambas, langostinos o gambones. Dependiendo del tamaño del producto, lo cocinaremos entero o lo trocearemos.
- El peso de las gambas de la receta es de las gambas ya peladas. El peso de las gambas sin pelar será el doble aproximadamente.
- El calabacín lo cortamos en trozos bastante pequeños pero si lo prefieres se puede rallar con un rallador de agujeros anchos.
- Para haccer risotto, utilizar arroz de tipo arborio o carnaroli, son arroces de grano ancho y corto con gran cantidad de almidón, que será lo que dará cremosidad al risotto.
- El caldo tiene que estar muy caliente para no cortar la cocción del arroz y añadirlo poco a poco para que el líquido sea absorbido por el arroz.
- La proporción de caldo-arroz es aproximadamente 3 a 1, pero es un dato orientativo que habrá que ir adaptando. Es mejor hacer más caldo del necesario para no quedarnos cortos.
- Una vez añadida la mantequilla y el queso, servir inmediatamente.