Salir modo de impresiónImprimir recetaA+A-Deshacer todo

Ensalada de ventresca y tomate

Ingredientes:

Ventresca de bonito
1 lata
Tomates Cherry
10
Cebolla Roja
1/4
Piparras
1
Cebollino
Unas hojas
Aceitunas negras
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre
Sal

Pasos de la receta:

1) Para esta ensalada elegimos ventresca de bonito en conserva. La ventresca es la parte más delicada y apreciada del bonito y además de los filetes de ventresca, utilizaremos el aceite de oliva de la conserva para aliñar la ensalada.

2) Para hacer la base de la ensalada vamos a picar la cebolla roja, las piparras, los tomates cherry y colocamos todo en un bol.

3) Antes de emplatar la ensalada vamos a aliñarla. Añadimos sal, vinagre, aceite de oliva virgen extra y removemos con cuidado de no machacar los tomates.

4) Presentamos la ensalada en la base del plato y con cuidado colocamos la ventresca de bonito sobre la ensalada.

5) Para acabar la ensalada añadimos cebollino fresco picado, polvo de aceituna negra y sobre la ventresca un poco de aceite de oliva de la conserva. Para hacer el polvo de aceituna negra meteremos aceitunas negras bien secas en el microondas durante 10 minutos a máxima potencia. Una vez deshidratadas, las trituramos en un robot de cocina.

6) Ya tenemos lista la ensalada, una receta muy fácil en la que la ventresca de bonito es la protagonista.<br/>¿QUÉ OPINAS DE ESTA RECETA DE ENSALADA DE VENTRESCA Y TOMATE?<br/>Puedes dejar un comentario más abajo, compartir la receta o puntuarla.<br/>Y si te animas a preparar esta ensalada de ventresca, me encantaría saber que tal fue el resultado o si te ha surgido alguna duda.<br/>

Notas y recomendaciones:

- Para esta ensalada fácil elegimos una ventresca de bonito en conserva pero se puede hacer igualmente con ventresca de atún.
- Si tenemos una conserva de ventresca de bonito de calidad, podremos utilizar el aceite para preparar una vinagreta.
- Para hacer el polvo de aceituna negra meteremos aceitunas negras bien secas en el microondas durante 10 minutos a máxima potencia. Una vez deshidratadas las trituramos en un robot de cocina.